domingo, 2 de junio de 2013

Pensando en ella............

Ayer, a eso de la 1 de la tarde, acompañe a mis padres a un supermercado que queda relativamente cerca de nuestra casa a comprar un arroz para vender en el negocio de mi mama, durante todo el recorrido que es de aproximadamente 35 minutos caminando, no pude para de pensar en ella, mis pensamiento por ella solo eran interrumpidos por flashes de ideas sobre un negocio que quiero montar, pero estos que desde hace unos meses ocupan por completo mis pensamientos, eran muy débiles y terminaban en un rincón mientras que su imagen se me presentaba tan clara y nítida que casi me daba la impresión de tenerla en frente mio. En la caminata de regreso a casa, el panorama no pudo cambiar mucho, esta vez se me venían a la mente recuerdos y cosas que hemos vivido, estos se mezclaban con imágenes e ideas que se me ocurrían sobre el plan que iba a realizar en familia unas horas mas tarde, estas divagaciones solo eran interrumpidas cada que se desacomodaba la carga de 25 libras de arroz que llevaba en mi hombro. Ahora que lo pienso, estar divagando y con la mente ocupada me ayudo a soportar el peso mas de lo que debía y a llegar mas rápido a casa.

Al fin en casa, mi familia y yo nos alistamos para salir hacia un concierto del que llevaba toda la semana hablando. Ayer se presentó en Cali, la Orquesta filarmónica de Bogotá, gracias a que por estos días en Ginebra, un pequeño pueblo a unas horas de aquí se celebra el Festival de música Andina y colombiana Mono Núñez. Salimos justo a la hora y abordamos el transporte, este recorrido que normalmente debe tomar unos 15 minutos un día como ayer, pero que nos tomo 35 minutos, que para mi fueron eternos pues no podía dejar de pensar en lo que había dicho días atrás y en como la había lastimado. Al fin cuando llegamos, empezamos a caminar por las calles de el hermoso San Antonio y San Cayetano, los dos barrios mas antiguos de Cali, pues muchas de sus cuadras y calles, aun conservan casas coloniales de 100 o mas años o que se yo. Me encanta esta zona de mi ciudad, por eso aunque habíamos podido abordar un servicio que nos dejara cerca al teatro, decidimos llegar caminando. 

La tarde estaba fresca, hacia poco sol, parecía que fueran las 6 de la mañana, como si el sol apenas estuviera despertando, caminamos y caminos, subíamos, hablábamos y nos debatíamos en si iba a estar lleno o no cuando al fin llegáramos, mi papa me contó historias de esas viejas calles, de como en muchas de ellas había tenido pacientes o conocidos y mientras tanto yo pensaba en ella.

Llegamos, fue lo que le dije a mi mama cuando vi el parqueadero del teatro al aire libre Los Cristales, esta vació, aun no hay casi gente, podemos buscar el mejor lugar ubicarnos, estábamos ansiosos por disfrutar de este concierto. El teatro es un recinto construido sobre una montaña, que tiene un escenario con techo en el que se realizan eventos públicos como el concierto al que asistimos, el auditorio, son una serie de no se cuantas gradas en las que el publico se sienta al aire libre y disfruta, de la brisa que normalmente se siente en las tarde en todo ese sector de la ciudad. Nosotros nos ubicamos en el costado derecho del auditorio cerca de donde estaba reservado el espacio para la gente de la alcaldía, mejor ubicación no pudimos tener, solo nos quedaba esperar.

Al pasar de unos cuantos minutos, conocí a la esposa de un primo, ella es músico de la orquesta, toca el violonchelo, así que intercambiamos saludos, noticias y así transcurrieron los últimos minutos antes de que  empezara el tan esperado evento. Por unos minutos, pensé que no se llenaría el auditorio, pero ya faltando 10 minutos para el inicio comenzó a llegar el publico de manera copiosa, cosa que me alegro muchísimo pues no quería que la ciudad quedara mal, después me entere que ayer también había un concierto de una cantante de México en el estadio y que había no se que otro concierto en otro lugar de la ciudad, y mientras tanto seguía pensando en ella, en ese momento, me llamo un amigo con el que había quedado, este iba llegando al teatro por lo que empece a guardarle un lugar.

Tal y como estaba programado, a las 7 de la noche empezó el concierto, o por lo menos el evento, pues primero hubo himno nacional e himno de la ciudad, el alcalde estaba presente y era un acto publico, después hablo el director de la orquesta para ahora si, empezar con el concierto.

La orquesta filarmónica de Bogotá, es una de las orquestas de este tipo más reconocidas de el país, se caracteriza por que en su ciudad, la capital es un ejemplo de educación cultural pues usan la orquesta para llevar música clásica del mundo y de Colombia a los barrios, al pueblo, sacando este genero "culto" del cliché de la burguesía para convertirlo en un eje de cultura general y de diversión para la ciudad. Cuando empezaron a tocar sus notas de música colombiana, no pude contener la emoción habitual en mi al escuchar estas orquestas y solo pude pensar en que me hubiera encantado que ella lo escuchara, el concierto empezó a fluir y la orquesta comenzó a emocionarnos aun mas con sus notas. Aplausos y notas musicales bien acopladas iban y venían, el publico en el auditorio no podía contener la emoción. En un punto que calculo era casi la mitad del concierto, el director se voltea y nos dice que la siguiente canción creara algo inexplicable entre el los asistentes y que a todos nos gustara, empezaron a tocar "pueblito viejo", una canción clásica del folclor de mi tierra, que es una especie de himno popular en algunas regiones del país, haciendo que el auditorio rompiera en aplausos y a la orden del director, empezáramos a cantar, fue una sensación indescriptible, ver como niños y ancianos, negros, blancos mulatos y mestizos no importaba nada, entonaban esta canción como si se tratara del mismísimo himno de Colombia, los intervalos entre la orquesta y el coro de cientos de caleños fue hermoso, ninguno en el teatro, ni músico ni publico se imaginaria que este seria el ultimo acto del evento que terminaría de forma prematura por la lluvia.

Y tuvo que llover, eso decíamos todos, de un momento a otro, comenzó a llover, caían gotas de agua tan grandes y tan duro que parecían soldados saltando hacia una batalla, algunos de los músicos empezaron a mojarse y salieron despavoridos a cubrir esos violines, violonchelos y contrabajos que al contacto con el agua quedarían arruinados, muchos de los asistentes corrían a refugiarse del agua y así terminaría un evento que muchos llevábamos días esperando, pensando que si tan solo el techo del escenario fuera un poco mas largo.

Para mi familia, mi amigo y yo, no termino todo aquí, empezamos a caminar bajo la lluvia, calle abajo volví a pensar en ella, pensaba en como estaría de contenta caminando bajo la lluvia pues se que es uno de sus planes favoritos, aunque esta vez mis pensamientos se mezclaban con la conversación que tenia con mi amigo, hablábamos de la orquesta, de la cultura, de la ciudad, tratábamos de arreglar el país en esa conversación, caminamos y caminamos hasta llegar a una panadería típica de la ciudad, compramos algo de comer para nosotros y mis padres, seguimos caminando, aun mojados y pensando en que tal vez seguiría lloviendo mas tarde, nos lamentábamos por que según el programa, las canciones que seguían en el repertorio de la orquesta eran las mas populares y las que mas conocíamos, así, después de varias cuadras llegamos a la nueva joya de la ciudad, un bulevar que lleva poco inaugurado y por el que ya es común ver amigos, familias y parejas caminando y recorriendo los alrededores, disfrutamos del rio, del paisaje y yo solo podía pensar en que hace unos días ella me dijo que le gustaría pasar por allí caminando. 

Después del recorrido y de interminables historias, terminamos en una estación del transporte masivo donde mi amigo se despidió y partió a su casa, y así, volví aquedar solo con mi familia esperando el bus que nos llevaría a casa. Al pasar 40 minutos, llegue a casa mojado, cansado pero contento, después de todo así hubiera querido, ella y yo ayer no podíamos vernos pues habíamos pactado no hacerlo y distanciarnos unos días, ademas, como pude comprobar después, me imaginaba que estaba cansada de su día de trabajo y no podía dejar de pensar en ella............