martes, 12 de febrero de 2013

El orgullo, los pantalones y el debate

Como es de difícil poner a dos o mas personas de acuerdo sobre algún tema en especial, acabo de llegar de una reunión de un comité ambiental del cual soy miembro, tan solo somos que 6 personas, pero a la hora de debatir, pareciera que fuera el congreso (sin la lagarteria y las arrodilladas correspondientes) ponerse de acuerdo en temas tan sencillos, uf, aveces noto que muchas personas en nuestra sociedad no están preparadas para los debates, en esta reunión de las que comencé contándoles, llegamos todos a la conclusión de que no hay nada mas harto  y perezoso una persona X repita en un debate lo que otra persona Y acaba de decir, ¿por que acaso esta persona no tiene los pantalones para decir cuando le dan la palabra que lo que tenia que aportar, o lo que iba a decir, lo acaba de decir la persona que justamente termino de hablar? que pereza que en un debate la gente no haga sino cerrarse a un criterio, a su punto de vista y no escuche, no racionalice, no saque conclusiones, ¿acaso no les ha pasado que siempre hay alguien que cree tener la razón en estos casos y por mas que le demuestras con pruebas, hechos entre otras cosas, que esta equivocado, sigue defendiendo su punto de vista? esta bien que aveces por experiencia, por conocimiento, por corazonada un o conoce o sabe algo de un tema, pero esto es acaso siempre un argumento suficiente para cerrar su criterio? Hay gente que no esta abierta a las nuevas ideas por que su experiencia les dice o les da la corazonada, el presentimiento  o como lo quieran llamar, de que eso no va a funcionar. Insisto, muchas veces es bueno tragarse su orgullo, reconocer que la otra persona tiene mejores argumentos y más, si uno no puede refutarlos, tener  ademas los pantalones para que en una reunión, en un debate, cuando sea el turno de uno hablar, si uno no tiene nada que aportar al tema, tener los pantalones de decir que X persona ya dijo lo que uno tenia por aportar.