domingo, 22 de julio de 2012

Música, arte, libros y el éxtasis de vivirlos

Me motivé a escribir en este momento por que recordé las muchas acciones, los momentos y las cosas mas pequeñas que me hicieron tan feliz y como siempre digo, me hicieron volar, se me vienen a la mente cantidad de libros leídos que me hicieron llorar, reír, gozar y disfrutar, recuerdo cuando leí mis memorias del  memorial, ese libro escrito por un político y empresario de Santiago de Cali Francisco José Lloreda Mera donde nos cuenta de primera mano como pudo superar cáncer en el fémur y como sufrió este tratamiento e hizo que me lo imaginara y casi sentirlo, recuerdo cuando leí el primer Harry Potter (aclarando que soy fanático de toda la vida del niño que vivió) que desde la primera pagina me enamoro y con cada renglón hacia que en mi mente creyera real un mundo inexistente, o como cuando tuve en mis manos a cóndores no se entierran todos los días, de Gustavo Alvarez Gardeazabal donde viví la Colombia de la guerra bi partidista entre godos y cachiporros, ocurrida 40 años antes  de que naciera.

Pero, no solo es en la lectura que he tenido esos momentos mágicos, hace poco invitado por uno de mis mejores amigos de toda la vida Juan, fui a un recital de tangos sinfónicos en el que un grupo de al menos 10 músicos con sus violines, violas, violonchelos y contrabajos, por momentos me hicieron olvidar que me encontraba en un auditorio de la biblioteca departamental en Cali, pues con alguna de  sus interpretaciones alucine conmigo mismo en una pradera,  donde habían arboles y flores, ,o se si el autor que escribió dicha canción de la cual no se su nombre, quería que la gente viera eso o fue mi mente que ante  el éxtasis de  esas melodías simplemente  voló hasta donde pudo llegar o quizás hasta donde en  el fondo yo quería estar.

Estas experiencias para mi solo comparables con el primer beso, el primer amor o en muchos casos el nacimiento de un hijo te dejan marcado para siempre, si me preguntan como describo estos momentos, no tendría mas palabras que las que uso ahora mismo, que hay momentos que pueden  ser inolvidables? si pero creo que cuando uno tiene ese tipo de experiencias tan personales, remplazan en la mente otras igual de importantes pero no tan impactantes, yo recuerdo mucho el día que me gradué del colegio, normalmente me jacto  de no olvidarme de nada nunca, pero siempre se me es fácil recordar esos momentos, al punto  de confundir las imágenes creadas en mi mente al leer con las de la película sobre el libro.

No me alcanzo a imaginar que pasaba por la cabeza de  los autores de esas obras, de esos momentos que cuando los vivimos, leemos o escuchamos nos hacen tener este tipo de experiencias, para terminar, me gustaría saber ¿cuales experiencias similares a las que describo han vivido ustedes?