sábado, 22 de octubre de 2016

Prácticas disfrazadas de buenas acciones.



Las redes sociales en la actualidad se han convertido en un medio de infinitas posibilidades, desde el comercio electrónico hasta la divulgación de información de interés común, pero como el anterior ejemplo unos lo utilizan para su beneficio propio(lucro) y otros para la concientización.

En repetidas ocasiones nos enfrentamos a la tergiversación de los atropellos de ciertos sectores de la sociedad como por ejemplo, el abandono de animales o  el maltrato a los mismos, la discriminación a las personas que poseen alguna discapacidad física o mental o tal vez a aquellas minorías rechazados socialmente ya sea por su cultura, identidad o ideología; en los medios se observa el aprovechamiento de estos sucesos para generar lucros económicos, es decir disfrazan su venta de algunos de sus productos que aunque pueden se algún modo apoyar estas problemáticas generan un beneficio económico significativo para estos sujetos.

Por tal motivo se genera la desconfianza de determinadas partes de la población con respecto a el objetivo general de todos estos procesos de "concientización y apoyo" a estas comunidades,los verdaderos objetivos se pierden y el interés por un bienestar general pasa a ser un segundo plano, siendo el primero el económico.