lunes, 19 de diciembre de 2016

Una carta para quien era mi héroe


Quizá faltaste en el momento que mas te necesitaba y por egoísmo  te alejaste de mí, porque es mas importante el rodearse de lujos que compartir con quien te quiere, porque quizá creas que el dinero te llena ese vació tan grande que tienes en el corazón.

Pero quiero decirte una cosa, gracias a como fuiste conmigo, aprendí, aprendí que se debe perdonar, que nos e debe juzgar y entendí que el camino a ser feliz no es acumular riquezas materiales, el tener riqueza espiritual, paz y armonía con cada uno, no sólo como sujetos que pueden darme algo a cambio, sino por el contrario sujetos como yo que quieren ser felices, que luchan día a día por el prójimo, por una mejor vida, porque eso es lo que me hace feliz y aunque dejaste un espacio en mi corazón, Dios se encargó de sanarlo en mí y ahora comprendo muchas cosas que suceden en ti.

En mi no hay resentimiento contra ti hay mucho amor para darte, un amor que pueda ayudar a edificar en vez de destruir, un cariño sincero y una ilusión que encuentres la felicidad, porque luego de tantos tropiezos y a su vez oportunidades, guardo la esperanza que encuentres el camino y puedas vivir feliz y encontrar tu camino a el vivir bien, vivir bonito y tener un propósito diferente al material y carnal.

Pido por ti, por tu salud, por tu vida y tus decisiones, ruego que estés donde estés no te falte nada, y espero que algún día puedas llegar a ser el héroe que fuiste para mí, cuando aún leía "Tortuguita se perdió"