miércoles, 30 de marzo de 2016

Esperar... Por ti

Esperar, es la segunda vez que te escucho que eres de las que se hace esperar, cada que me lo has dicho ha sido de forma fortuita mientras me cuentas cosas; normalmente me sentiría mal ante esas palabras pues soy un ansioso de tiempo completo y no me gusta esperar nada, aveces no me gusta ni esperarme a mi mismo. 

Por alguna extraña razón, saber que te haces esperar me motiva, no se a que se deba, quizá tenga algo que ver con que siento que vale la pena hacerlo y por qué al esperar, podemos compartir más momentos como todos los que hasta ahora hemos compartido ¡y ni imaginar los que podríamos compartir! El sólo hecho de sentir esa necesidad de abrazarte para no soltarte es indescriptible y aún así, no se compara con lo que siento cuando al fin veo tu hermoso rostro y te acuno en mis abrazos.

Esperar, no me gusta pero he aprendido a ser paciente, quizá no deba esperar tanto, quizá si, se que en cualquier caso valdrá la pena por que sera contigo, alguien que vale la pena, alguien con quien río, hablo, alguien con quien desafortunadamente el tiempo pasa más rápido, alguien que con su sonrisa sincera y sus "por amor a alguien" ilumina mis momentos.