miércoles, 10 de agosto de 2011

Panasonic, Sony y Samsung se ponen de acuerdo con las gafas 3D

En la industria audiovisual es difícil que las compañías se pongan de acuerdo, y la experiencia con los formatos de video –Beta vs. VHS, por ejemplo–, televisión digital o las zonas de DVD lo demuestran. Otro campo donde los fabricantes parecían no están de acuerdo es en el de las gafas para los televisores 3D. Pero ahora, Panasonic, Samsung y Sony hicieron un acuerdo con la empresa XpanD para tener un único modelo.

En este momento, si usted compra un televisor 3D, con él vendrán dos pares de gafas 3D, lo que implicaría que si quiere ver, por ejemplo, un partido del mundial, sus amigos solo podrían utilizar gafas de la misma marca de su televisor. También una solución sería comprar las gafas faltantes, pero hay que tener en cuenta que cada par cuesta entre 100 mil y 200 mil pesos (precio en Estados Unidos). Todo esto genera muchos inconvenientes en los usuarios.
(Esto es cierto con la mayoría de las marcas, aunque la coreana LG presentó en mayo en Colombia y otros países de la región su línea de televisores Cinema 3D Smart TV, que permiten usar gafas como las de las salas de cine, que cuestan menos de 2 dólares).

El acuerdo, llamado ‘Full HD 3D Glasses Iniciative’ (iniciativa para gafas Full HD 3D), busca crear gafas estándar que utilicen tecnología Bluetooth –usada por Samsung– y los protocolos de sistema infrarrojo –que usan Panasonic y Sony–, para que puedan ser compatibles con cualquier tipo de televisor 3D de las tres marcas, a partir del próximo año –aunque solo unos cuantos modelos actuales funcionarían con ese nuevo estándar–.

La compañía XpanD ya había pensado la necesidad de una unificación a comienzos del año pasado, hablando a CNET sobre los diferentes modelos existentes y sus inconvenientes: “En Best Buy (tienda de artículos electrónicos estadounidense) existen de 15 a 20 modelos de televisores 3D. No podemos esperar que compren 15 tipos de gafas 3D. Eso no tiene sentido”.
Este es un paso dentro de la tecnología de los televisores 3D, que aún se encuentra conquistando el mercado, aunque puede que la solución no sea la aparición de un estándar en las gafas, sino al contrario, la eliminación de estas.

En un estudio realizado por Nielsen en septiembre de 2010, en las pruebas con espectadores, se encontró que uno de los factores que hacen que las personas no quieran involucrarse con los televisores 3D es precisamente el uso de las gafas.

Para muchas personas, estas pueden ser incómodas, más si usan gafas regulares, cansan la visión después de un uso prolongado e impiden realizar otro tipo de tareas como ver un computador o inclusive a la persona que se tiene al lado. Este acuerdo para unas gafas estandarizadas sería un avance para ayudar a estas compañías a impulsar la tecnología y así conseguir adeptos, pero tal vez no sea suficiente para el despegue definitivo de los televisores 3D.

Además, hay que tener en cuenta que existe mucha competencia en este campo y firmas como LG tienen una apuesta muy distinta que no las motivaría a ingresar a la alianza, y otras empiezan a experimentar con la TV 3D sin gafas.
¿Vale la pena comprar hoy un televisor 3D? ¿Ustedes tienen alguna experiencia con estos televisores? ¿La apuesta debería ser hacia un estándar, o hacia televisores 3D sin gafas?